HISTORIA

 

En la comarca de la Ribera del Júcar y en la provincia de Valencia se dan las mejores condiciones (suelo, clima, agua,…) para el cultivo y cuidado de cualquiera de las variedades de naranja y mandarina que conocemos y todo esto desde hace más de doscientos años.

Desgraciadamente, los intereses de las compañías comercializadoras y una demanda poco familiarizada con los verdaderos valores del producto, han impuesto un modelo de distribución que prima el “aspecto” al “contenido” y el “momento” a la “época”, es decir, preferimos fruta “bonita” en lugar de buena, y “pronto” versus a la fecha óptima.

Es por todo esto que, los productores tradicionales de la zona y la familia Bosch como una de las más antiguas (desde 1895), han tomado conciencia de que la comercialización directa, aprovechando los canales actuales, es la forma más eficaz de conectar la producción de naranjas y mandarinas de la mayor calidad con el consumidor más exigente y al mejor precio posible, creando la marca Good Oranges” con clara vocación internacional.

El aprecio por el producto y el respeto a nuestros clientes, han hecho que las naranjas procedentes de nuestras fincas sean el fruto de más de 100 años de experiencia y a lo largo de 4 generaciones que han ido incorporado sus conocimientos y las mejores prácticas para obtener naranjas de calidad contrastada.

La dedicación y experiencia no serían suficientes sin contar con las tecnologías más eficientes, modernas y respetuosas con el medio, con las que se puede contar hoy en día (tratamientos controlados, riegos localizados, personal cualificado, trazabilidad total, etc.)

El departamento de I+D de “Good Oranges” experimenta continuamente con nuevas variedades con el fin de completar el ciclo de oferta en tiempo y calidad que nuestros clientes exigen y está en disposición de adelantar nuevos productos tanto en mandarinas como en naranjas para las próximas campañas que seguro harán las delicias de nuestros consumidores.